deutsch  français  italiano  english  español  português  contact + info

Dario Läuppi Evitar la resistencia a los antibióticos

Se dice que los antibióticos son dirigidos contra  las bacterias nocivas en el organismo, destruyendo sus paredes celulares y impidiendo su reproducción. Echando un vistazo de cerca se ve que in nuestro organismo viven mil millones de microorganismos y forman un ecosistema llamado microbioma (o microbiota). Esto engloba:
  • en la boca: aproximadamente 8000 especies de bacterias en la lengua, 7000 en la saliva, 4000 en la garganta, 14000 en las bolsas gingivales, aproximadamente 1 000 000 000 (= 109) organismos en un mililitro de saliva
  • en el estomago: 128 diferentes tipos de bacterias en la mucosa de la pared gástrica como Helicobacter pylori que puede causar ulceras así como combatir los patógenos
  • en los intestinos: aproximadamente 1 000 000 000 000 (= 1012) organismos en un mililitro del contenido del intestino, contiene más que 1000 diferentes cepas bacterianas, toda la flora intestinal pesa más que 1,5 kilo, nos ayuda digerir y es esencial para nuestro sistema inmunitario
  • en las zonas húmedas del cuerpo: no mínimo 2000 tipos de bacterias - ¡mismo los pulmones de las personas saludables no son asépticos u estériles!
  • en los 2 m2 de nuestra piel: varios 1 000 000 000 (109) de microbios
  • solo 20% de estas bacterias pueden ser cultivadas y estudiadas fuera del cuerpo
  • 99% de la composición genética de todas las células de nuestro cuerpo no es humana
  • 90% de todas las células de nuestro cuerpo son microorganismos vivos como bacterias, hongos, virus y organismos unicelulares
La proporción entre los microorganismos “buenos” y “malos” es de 4 a 1 en sujetos sanos, es decir, 20% del microbioma es potencialmente nocivo y mantenido bajo control por los microorganismos útiles. Si por una razón cualquier hay una infección  es necesario preguntarse sobre el porqué. Con certeza no debido a una bacteria “mala” más porque las condicionas han cambiadas y nuestro sistema inmunitario ha sido temporalmente comprometido. En vez de administrar preventivamente antibióticos fuertes que perjudican los simbiontes microbianos, se debería comprender lo que y porqué algo cambió, para después actuar de manera apropiada. Como solo una pequeña parte de los microorganismos puede ser cultivada fuera de su hábitat, aparte del hecho de que esto dura en el mínimo dos semanas, y los procesos vitales solo pueden se pasar en el ecosistema microbiologico, se recomienda considerar el cuerpo vivo de manera pragmática como una caja negra y concentrarse en las respuesta de salida, que son las reacciones de la energía vital. Aquí, el método EAV, que es el objeto de investigaciones, ofrece un enfoque práctico, los diferentes aspectos de la energía del cuerpo entero pueden ser analizados. Se puede constatar donde algo ha cambiado y determinar inmediatamente tras el inicio del tratamiento como recuperar el equilibrio del organismo: Un restablecimiento sustentable del microbioma es posible con
  • alimentos naturales y prebióticos,
  • probióticos (productos con microorganismos vivos con efectos beneficiosos sobre la salud) y
  • plantas antibióticas (= tamponadas naturalmente) y, cuando no se es completamente seguro se el desequilibrio fue causado por bacterias, también
  • plantas antivirales y antifúngicas.
El impacto de tratamientos en este hábitat microbiológico puede ser bien evaluado con la EAV.

© Dario Läuppi (Version 07/2017) ®

 index